Envíos gratis para pedidos superiores a 69 €

El celo de los gatos en primavera

celo gatos primavera

Con la llegada de la primavera también hace acto de presencia el celo de los gatos, sobre todo, si son gatos que tienen ya más de cuatro meses de edad y no han sido estelirizados o castrados.

Tienes que saber que los gatos suelen tener el celo durante dos veces al año, y este llega en dios estaciones: la primavera, con la llegada del buen tiempo, y el otoño.

Antes de hablar de un tema como la esterilización, algo por lo que optan muchos dueños de los gatos para evitar el celo y embarazos no deseados, vamos a hablar de la fase del celo.

La fase del celo: “La primavera la sangre altera”

Tengamos un macho o una hembra gatunos, en los que el celo evidentemente es diferente en cada sexo, guardan un punto en común, y es que en esa etapa tanto si es “chico como chica” irán marcando con la orina lo que gustosamente deseen, aunque eso sí, los machos lo harán con más cantidad.

De otro lado, si tenemos una hembra, veremos que con la entrada de la primavera su comportamiento irá variando, pasará de estar más distante a volverse cariñosa e intentando llamar nuestra atención frotándose en nuestras piernas e incluso en el mobiliario de casa.

Para llamar la atención de los machos, las hembras empiezan en esta etapa a maullar constantemente, de forma desesperante, y si no las vigilamos, aprovecharán la más mínima oportunidad para escaparse.

“Los gatos suelen tener el celo durante dos veces al año”.

Si tienes una hembra procura tenerla vigilada porque puede que regrese a casa con un embarazo no deseado, por eso, si no quieres que ocurra la esterilización es una buena opción

Por otra parte se encuentran los machos, éstos se vuelven más agresivos y se pelean con todo macho que se crucen en sus caminos, algo peligroso, porque suelen causarse heridas con sus consiguientes infecciones que pueden derivar en enfermedades.

Los machos también se escapan de casa en busca de las hembras, con un motivo claro, la procreación, por lo que si no tenemos intención de que nuestro gatito sea papá la mejor opción es esterilizarlo.

 La esterilización en los machos

En los gatos machos una manera de esterilizarlos es haciéndoles la vasectomía, que no es más que la ligación de los conductos por donde trasfieren el semen, por lo que si se cortan los conductos no habrá fluido que pase y se eliminará el peligro de preñar a ninguna hembra. Lo recomendable es hacerlo cuando tienen más de seis meses.

La castración es otra de las formas, consistida en la extirpación de los testículos con la consiguiente anulación de la hormona sexual masculina. Esta opción es la más extendida.

Si quieres leer también cómo es el proceso de esterilización en las hembras puedes leer nuestro artículo Por qué esterilizar a mi gata para tener más información al respecto.

Esperamos que te haya gustado este artículo, y si estás pensando en esterilizar a tu gato o gata sepas que con ello no solamente eliminarás problemas de conducta, marcajes de territorio o embarazos no deseados, sino que les estarás dando una más vida feliz y sin alteraciones, sobre todo en el caso de las hembras, las cuales quedarán libres de posibles tumores de úteros.

La última palabra, como dueños, siempre decimos que está en vuestras manos.

Recibe un cordial saludo de Veterizonia y… ¡No olvides prestar atención al celo de tu gato en primavera!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Podemos ayudarte?