Envíos gratis para pedidos superiores a 69 €

7 Consejos para viajar con tu gato en coche

autos en coche

A diferencia de los humanos, los gatos, no sufren haciendo hipótesis, suposiciones o expectativas imaginando algo que nunca les haya pasado. En cambio, recuerdan experiencias que sí vivieron y creen que volverá a suceder lo mismo. En ocasiones, una de las experiencias que los gatos perciben como negativas son los traslados en coche y esto probablemente sea porque sus primeros viajes en coche no siempre fueron agradables.

Por eso, en esta entrada queremos que aprendas cómo enseñarle a tu gato como el viaje en coche puede ser algo muy relajante con experiencias divertidas y felices en lugar de solo traslados desagradables al veterinario. El proceso, llamado desensibilización con condicionamiento clásico, requiere paciencia y tiempo, pero funciona si tu gatito actúa asustado o nervioso en los trayectos en coche. Como verás más adelante para ello utilizaremos refuerzo positivo, y una vez que se dé cuenta de que un viaje en coche significa cosas agradables o bonitas para él, esperará con entusiasmo cada viaje.

1. Haz que tu gato ame su transportín

Antes de nada debemos de aclarar que los gatos o gatitos deben viajar al igual que nosotros sujetos, por ejemplo, en un transportín o asiento para coche para mascotas y este asegurado de forma que no se mueva, en caso de parada repentina. Además, así estaremos seguros nosotros, ellos y el resto de automóviles que circulen por la carretera, ya que, un gato suelto se puede convertir en un proyectil peludo en caso de accidente. El conductor debe concentrarse en la carretera y el tráfico, no en el gato que está en su regazo o debajo de los pedales. Incluso los gatos que se portan bien sueltos en el automóvil podrían resultar lesionados, ya que el airbag puede aplastarlo en caso de accidente. Así que antes de empezar a familiarizarlo con el coche deberás hacer que tu gato ame su accesorio de transporte antes de salir a la carretera. Básicamente, se trata de aclimatar el gato al transportín para que no le tenga miedo y no asocie el transportín con nada horrible. Si aún no lo has elegido te puede ayudar nuestro post anterior ¿cómo elegir un transportín para mi gato?

transportin autos en coche
Visita nuestro PetShop para ver todo lo que hay para el viaje de tu pequeño.

2. Asegúrete de que tu gato tenga un microchip y que la información esté actualizada.

En caso de extravío tu gato debe tener un microchip y la información en el chip, así como en el collar o medalla identificativa, y ésta debe estar actualizada. Lleva contigo las recetas o historial del veterinario si tu gato tiene una enfermedad crónica o si viajas a algún lugar para una estancia prolongada o permanente.

3. Prepara un entorno familiar.

Una vez que hayas conseguido que tu gato ame su transportín y esté correctamente identificado, ¡es hora de que también ame el coche y pueda acompañarte en tus viajes! Para ayudarle a sentirse más cómodo y seguro, antes de introducirlo en el vehículo, puedes rociar con feromonas como Feliway en Spray la tapicería, así como el accesorio de transporte lo que le proporcionará seguridad en el entorno y confianza social. Ahora introduce en el asiento trasero del coche su accesorio preferido de descanso como puede ser su cama o la manta. De esta forma, su olor ya está adentro.

3. Presentale el coche.

Métete en el coche con tu gato, cierra la puerta y sube las ventanas y deja que huela y explore un poco durante unos minutos. Ten cuidado de que no se meta debajo del asiento o cualquier agujero en el que pueda quedar atrapado. Intenta repetir esta maniobra varios días durante un tiempo extendiendo poco a poco el tiempo hasta que lo veas más tranquilo. No te preocupes si ves su pelo erizado, sus orejas hacia atrás, moviendo la cola más de la cuenta o haciendo sonidos raros son actitudes normales en entornos nuevos que poco a poco desaparecerán.

4. Refuerza positivamente el momento coche.

Una vez que esté tranquilo en el coche, si tu gato es de esos que muere por una latita de comida húmeda o un premio ofrécele ese snack favorito cuando estéis dentro del coche varias veces seguidas. Sin embargo, si tu gato está más motivado por el juego, interactúa con su juguete favorito. Debería aprender que solo estas cosas buenas en la vida suceden cuando estás cerca del coche.

5. Combina el entrenamiento con el transportín con las visitas al coche.

Una vez que el gatito acepta el automóvil como su territorio, colócalo en su accesorio de transporte, y pon este en el asiento trasero (lejos del peligro de los airbag) y enciende el coche. Luego apaga el motor, la radio o cualquier cosa que le vaya a aumentar los decibelios y sal sin ir a ningún lado. Haz esto dos o tres veces durante el día hasta que tu gato lo tome como algo habitual. Prémiale con comida o con juego después de cada salida.

Continúa aumentando el tiempo del automóvil poco a poco: un viaje alrededor de la manzana, luego por la ciudad, y así sucesivamente. Verás como poco a poco se convertirá en su mejor aliado.

6. Algo para cubrir el transportín

Algunos gatos prefieren no ver fuera del transportín. El paisaje en rápido movimiento puede hacer que se sientan ansiosos o mareados, por lo que, en esos casos, es mejor cubrir el transportín con una toalla o manta. Otros gatos prefieren poder ver lo que está pasando. Empieza, probando con el transportín descubierto y pero ten a mano algo para cubrirlo si se pone nervioso.

7. No olvides llevar toallitas húmedas y empapadores.

En ciertas ocasiones, cuando los gatos al igual que los perros se sienten vulnerables o una situación les produce estrés puede que liberen los esfínteres y se hagan caca encima, pipi o vomiten, por esto, te recomendamos que lleves siempre encima toallitas húmedas para gatos y cubras con empapadores la base del transportín para que en caso de una emergencia de este tipo estés preparado.

Haz que cada viaje en automóvil sea optimista y positivo, para que la experiencia haga que tu gato espere con ansias el próximo viaje.

× ¿Podemos ayudarte?