Envíos gratis para pedidos superiores a 69€

Parada digestiva en conejos

¿Tu conejo no quiere comer ni beber agua? ¿Tampoco ha querido defecar? Lo más posible es que ha desarrollado una parada digestiva en conejos y lo mejor que puedes hacer es contactar a un veterinario, antes de que sea demasiado tarde.

La parada digestiva es una enfermedad intestinal que afecta a los conejos de cualquier edad. Hablamos de un mal de salud que resulta muy doloroso para estos animales y en situaciones graves puede ocasionarles la muerte. 

Para cuidar a tu mascota de esta enfermedad primero necesitas saber qué es, cuáles son sus síntomas y cómo evitarla. Por fortuna, todas esas interrogantes las responderemos a lo largo de este post especializado en la parada digestiva en conejos.

Desde Veterizonia te invitamos a leer hasta la última línea, para que no te pierdas los detalles más importantes y puedas tener tu conejo saludable. ¡Empecemos!

¿Qué es la parada digestiva en conejos?

La parada digestiva o estasis gastrointestinal es una enfermedad de atención inmediata en los conejos, debido a que puede llegar a ocasionar la muerte del animal. Pero, eso solo pasa en los casos donde no se asiste a tiempo.

Esta enfermedad causa la desaceleración de los procesos digestivos normales del conejo y en los casos más graves hace que se detengan completamente. Esto lo produce el estrés, una dieta desbalanceada o una enfermedad dental mal curada; etc.

Cabe destacar que, la parada digestiva puede presentarse en conejos de cualquier edad. Recordemos que se trata de una patología que requiere asistencia inmediata de un veterinario, preferiblemente especialista en conejos o especialista en animales exóticos.

¿Cómo se origina la parada digestiva?

Tal como te hemos explicado líneas arriba, la parada digestiva ocasiona que el proceso digestivo del conejo empiece a funcionar más lento de lo normal o pare por completo. Al suceder eso, las bacterias gastrointestinales malignas crecen y liberan un gas en el sistema digestivo del animal que causa una inflamación dolorosa.

Esta inflamación es tan dolorosa que le quita las ganas de comer y beber agua. Hablamos de un estado delicado para el conejito, ya que puede llegar a deshidratarse y/o desnutrirse al no recibir los nutrientes esenciales para su sobrevivencia.

Por si fuera poco, esta enfermedad gastrointestinal ocasiona que la temperatura corporal del conejo disminuye rápidamente, al punto de producir hipotermia. Y, un conejo hipotérmico puede llegar a morir en cuestión de horas.

Causas de la parada digestiva en los conejos: las 9 más frecuentes

Existen varias razones por las que se origina la parada del sistema digestivo en los conejos, y es importante analizarlas todas para dar con el tratamiento adecuado:

1. Dieta desbalanceada 

La causa común, es que el conejo no está ingiriendo los alimentos correctos para mantener su buen estado de salud. Recordemos que la fibra no puede faltar en la dieta de tu conejo si quieres que su sistema digestivo funcione correctamente. 

2. Estrés

El estrés es otro problema que ayuda a originar la parada digestiva. Eso ocurre mayormente si hay otro conejo dominante, se cambia de hogar, se modifica su dieta o por proximidad de depredadores como gatos, perros, etc. 

3. Dolor por problemas subyacentes

Las patologías subyacentes también pueden desencadenar la parada digestiva en tu conejo. Entre los problemas más comunes podemos mencionar los problemas dentales, gases, una infección urinaria, un bloqueo intestinal; etc.

4. Inactividad física

Se sabe que la falta de actividad física puede ocasionar varios problemas en la salud de los conejos. Por eso, no es sorpresa, que la inactividad también colabore en la generación de la parada de su sistema digestivo. 

5. Falta de compañía 

Los conejos son animales que viven en grupos. Es por ello que los conejos domésticos que se hallan solos tienden a deprimirse y perder el apetito, lo que acelera las posibilidades de padecer de una parada digestiva. 

6. Cambios extremos de temperatura 

Los cambios extremos de temperatura pueden desbalancear la capacidad termorreguladora corporal del conejo. Lo cual conducirá al animal a un mal estado anímico donde no sentirá ganas de alimentarse y acelerará las probabilidades de desarrollar una parada digestiva.

7. Ingestión de toxinas

La ingestión de toxinas como el plomo puede generar la parada digestiva en tus conejos. Al igual que suministrarles medicamentos que alteren la flora digestiva como, por ejemplo, la penicilina oral no recetada por veterinarios.

8. Anorexia 

La anorexia puede desencadenar una parada digestiva debido a que pierden por completo las ganas de comer. Y lo mismo ocurre con la pseudoanorexia en conejos, la cual hace que les sea imposible masticar y tragar sus alimentos.

9. Deshidratación

La deshidratación también potencia la aparición de la parada digestiva en el conejo. En este caso hay que tener sumo cuidado, porque de no tratarse a tiempo puede provocar un shock en el animal o incluso su muerte en solo horas.

Parada digestiva en conejos causas
Estos son algunos de los síntomas, pero si tenéis más dudas, visita a tu veterinaria.

¿Cuáles son los síntomas de la parada digestiva en conejos?

Conocer los síntomas de la parada digestiva en conejos te ayudará a determinar si tus conejos podrían estar padeciendo esta enfermedad:

Síntomas iniciales 

Los síntomas iniciales aparecen una vez empieza a generarse la patología en el animal. Al identificar dichas sintomatologías debes llevar a tu pequeña mascota al veterinario para que lo trate antes de que se agrave.

Ahora bien, los primeros síntomas son:

  • Come menos alimento de lo normal, ya que su apetito disminuye. 
  • Al momento de defecar presenta heces deformes o más pequeñas de lo común.
  • Las heces blandas o cecotrofos líquidos es otro síntoma probable.
  • También aparecen pequeñas bolas de pelo en las heces
  • En la peor de las situaciones las heces pueden verse envueltas en un líquido mucoso transparente o amarillo que se conoce como “enteritis” y es de emergencia. 

Síntomas posteriores 

En este punto, la enfermedad ha avanzado y el estado de salud del conejo empeoró. Si no se lleva al veterinario inmediatamente, es posible que el pequeño animal no sobreviva y tenga una muerte bastante dolorosa.

Muy bien, los síntomas que demuestran la gravedad de la enfermedad son:

  • El conejo deja de comer, ni siquiera prueba su comida favorita.
  • Usualmente se mantendrá alejado, apático y cabizbajo en una esquina de su caja.
  • No defeca debido a una posible obstrucción intestinal.   
  • En caso de defecar, será una diarrea de cecotrofos líquidos
  • Se le hincha el estómago hacia uno de sus costados y demuestra síntomas de dolor al momento en que lo toquen.
  • También comienza a rechinar los dientes debido al dolor que siente. 

¿Cómo identificar la parada digestiva en los conejos?

Los síntomas de la parada digestiva en conejos no son difíciles de notar. Especialmente, si les dedicas atención ya que solo necesitas conocerlos bien para saber cuándo algo está fuera de lo normal en ellos.

A continuación, te explicaremos paso a paso cómo identificar si alguno de tus conejos tiene una parada digestiva en este momento:

1. Supervisa la producción de heces del conejo

La parada digestiva en conejos es una enfermedad que empeora en cuestión de horas. En la etapa inicial, el animal comenzará a botar menos cantidad de heces de lo usual y eso es lo primero que debes tratar de captar.

Examina si quedan restos de heces pegadas en su colita, ya que es otro indicio de que está desarrollando una parada digestiva. Y, a medida que la enfermedad avanza, es probable que los gránulos fecales de tu conejito se tornen de consistencia blanda o simplemente deje de defecar en un lapso de 12 horas aproximadamente.   

2. Presta atención al apetito del conejo

El segundo indicio de que tu conejo puede estar presentando una parada digestiva, es que comenzará a comer menos. Por eso, es prudente que lleves un control exacto de la cantidad de comida que consume diariamente tu mascota.

A medida que la enfermedad se agrava, el conejo dejará de comer y tampoco tomará agua, lo que puede desarrollar una deshidratación grave. Lo peor, es que comenzará a consumir papel o madera en desespero por darle fibra a su sistema digestivo.

3. Analiza el comportamiento del conejo

Aquí es donde está lo complejo debido a que los conejos son animales de presa. Eso quiere decir que tienden a ocultar el dolor que sienten para no verse vulnerables ante los posibles depredadores que hay a sus alrededores. 

No obstante, lo más seguro es que el comportamiento general de tu conejo cambie si tiene un problema gastrointestinal. Por ejemplo, se mostrará aletargado, arrinconado y encorvado por el dolor que siente. La mayoría también tiende a rechinar sus dientes a causa del fuerte dolor que sienten en su estómago.

4. Palpa el abdomen del conejo

Ten en cuenta que, a medida que la enfermedad avanza, los intestinos del conejo se llenarán de gases. Es por ello que puedes intentar agarrarlo con suavidad para palpar su abdomen y notar si está hinchado o no. 

Eso sí, recuerda que la parada digestiva suele ocasionarles mucho dolor. Así que procura no palparlo con fuerza, ya que solo lograrás generar más dolor del que ya sienten. Y en caso de tener el abdomen hinchado debes llevarlo al veterinario de urgencia.  

¿Cómo ayudar al conejo hasta que pueda verlo un veterinario?

Si, efectivamente tu conejo presenta todos los síntomas que describimos antes, es momento de llamar al veterinario de emergencia. Este te indicará lo que debes hacer para aliviar el dolor del animal, hasta que puedas llegar a su consultorio. 

Pero, en caso de que no puedas ir de emergencia al veterinario, mira lo que debes hacer:

Haz un masaje abdominal suave

Lo recomendado es que le des un masaje abdominal suave. Es importante que el masaje sea tan intenso como el conejo lo permita, eso quiere decir que si muestra señales de mucho dolor, debes hacerlo con más suavidad.

Para hacerle el masaje, debes tenderlo en tu brazo con su cabeza en dirección a tu codo y su columna lo más estable posible a lo largo de tu brazo. Para que no se lance al piso debido al dolor, sostenlo con la fuerza necesaria.

También, puedes tumbar todo el cuerpo del conejo en tus piernas, boca arriba. Hablamos de una postura más segura para hacerle el masaje, e incluso más cómoda para el animal. Tú prueba ambas posturas hasta saber cuál te resulta mejor. 

Al principio, es probable que el conejo no se muestra muy receptivo al masaje. Pero, a los minutos, al sentir alivio, su actitud cambiará. Puesto que las burbujas de gas comenzarán a romperse una a una por el masaje. 

Controla su temperatura 

La temperatura normal rectal de un conejo varía entre 38,3°C a 40°C. Eso quiere decir que todo valor que esté por encima o por debajo de esta medida, es motivo de preocupación y debes actuar lo más rápido posible. 

Generalmente, los conejos con parada digestiva presentan síntomas febriles o hipotermia. Este tipo de animales son susceptibles a los cambios drásticos de temperatura corporal, por lo que cuanto antes controles su temperatura, mejor será.

Para los conejos hipotérmicos te aconsejamos calentar una botella de agua, envolverla en una toalla limpia y colocarla a los costados. En caso de que sea un conejo con fiebre, te recomendamos hacer lo mismo pero con una botella congelada. 

Esto debes hacerlo hasta que su temperatura corporal llegue a los valores sanos. Puede que te tome un tiempo considerable, pero lo verdaderamente importante es que tu conejo pueda recuperarse por completo. 

Hidrátalo y mantenlo libre de estrés 

Es necesario que lo obligues a hidratarse para evitar una deshidratación grave. Así que dale 4 ml de manzanilla con anís cada 3/4 horas o puedes darle agua, en caso de que el animal no se muestre nada receptivo con la manzanilla.

También es necesario no estresar al conejo, al menos hasta que se recupere por completo. Y para eso te recomendamos no apartarlo de su grupo o compañero de hábitat, ya que por naturaleza suelen buscar consuelo en ellos.      

En caso de que tu conejo sea solo debes estar cerca de él para que no se deprima. Aunque no lo creas, estos animales perciben el cariño de los humanos. Solo procura no agobiarlo, o le terminarás provocando más estrés. 

Aliméntalo (si el veterinario lo indica)

Puedes forzarlo a comer solo si el veterinario lo indica, de lo contrario NO debes hacerlo o podría empeorar el dolor del conejo. Eso al punto de provocar una peritonitis que acabará con la vida de tu pequeña mascota.

Para alimentarlo te recomendamos hacerle una papilla con pienso o calabaza, la cual, vas a mezclar con agua o manzanilla tibia. Al momento de suministrarle la comida asegúrate de darle sólo 1 ó 2 cc por dosis, dándole tiempo de masticar y tragar.

Para ello, deberás utilizar una jeringa limpia que introducirán entre sus dientes, apretando hacia uno de los carrillos. De esta manera, evitarás que entre directamente en la tráquea del conejo y se ahogue accidentalmente. 

Procura darle de comer mucho heno, verduras y hortalizas frescas. Puesto que la humedad de estos alimentos ayudan a estimular el intestino del conejo. El mismo efecto lo causa el Yogur, así que puedes darle 1 ó 2 cc de café de yogur natural sin azúcar para más efectividad, cada 24 horas.

El heno debe constituir el 80% de la dieta del conejo, sin excepciones. Ahora bien, el 20% de la dieta restante deberá estar compuesta por verdura de hoja o plantas silvestres de hoja. 

El pienso debes incluirlo solo para complementar la alimentación y deberá ser de gama alta, sin semillas y con 20% de fibra mínimo.

¿Cómo prevenir una parada digestiva en los conejos?

Los conejos son animales que requieren especial atención por parte de sus cuidadores, no por nada tienen esa apariencia tan tierna y adorable. Así que, si tienes uno o piensas tener el tuyo, te recomendamos hacer todo lo posible por mantenerlo saludable.

En tu ayuda te diremos algunas recomendaciones básicas para evitar una parada digestiva en el conejo que tienes como mascota:

  • Procura que el heno constituya el 80% de la dieta de tu conejo, sin excepciones. Ya que si quieres un conejo como mascota debes tener para su alimentación.
  • Si le darás pienso, entonces que tenga mínimo 22% de fibra cruda, de lo contrario es mejor no dárselo. 
  • Su agua, hortalizas y verduras deberán estar frescas para que su sistema digestivo funcione correctamente. 
  • Tu conejo debe hacer suficiente ejercicio para mantenerse fuerte y activo. Nada de tenerlo encerrado en una caja estrecha.  
  • Evita a toda costa cualquier situación que le produzca estrés, ya que son animales muy vulnerables a este mal. 
  • No lo cambies de hábitat a menos que sea muy necesario. Si te toca hacerlo, observa la receptividad que tiene para su nuevo hogar. 
  • Es estrictamente necesario que lo lleves regularmente al veterinario. Eso te ayudará a prevenir esta y otras enfermedades que pongan en riesgo tu vida.

Gracias por haber leído nuestro post especializado en la parada digestiva en los conejos. Esperamos que toda la información que encontraste, te sea de utilidad real y puedas ponerla en práctica para ayudar a tu adorable mascota.

× ¿Podemos ayudarte?