Envíos gratis para pedidos superiores a 69 €

5 Errores a evitar al comprar Juguetes para Gatos


Cierra los ojos y visualiza gatos. Lo más probable es que muchas de las imágenes que te vienen a la mente estén relacionadas con el juego. Probablemente los imaginas jugando con otros y con sus juguetes favoritos, juegos que incluyen acechar, abalanzarse, capturar y golpear objetos, es decir: cazar.

Los juguetes son importantes para garantizar el bienestar de tu gato. Los gatos son pequeños felinos diseñados para ser depredadores eficaces y para cazar incluso cuando no tienen hambre porque ¿quién sabe cuándo pasará la próxima comida?

¿Por qué comprar juguetes a tu gato?

El juego es la versión de caza de los gatos domésticos. El juego es un ejercicio físico y mental. El jugador tiene que seguir los movimientos del juguete con sus ojos y tomar decisiones sobre las mejores formas de interactuar con el objeto. Dicho esto, los juguetes son una forma brillante de estimular la mente de tu gato, expresar sus habilidades instintivas de cazar y perseguir, además de animarlo a hacer más ejercicio y prevenir problemas o proporcionarles consuelo cuando se sienten nerviosos. En la actualidad, ha quedado patente que los gatos que no usan su mente y su cuerpo de manera natural suelen sufrir de sobrepeso, se sienten en un estado de fustración y aburrimiento que puede favorecer el desarrollo de enfermedades psicológicas tales como el estrés ​​y, al igual que un humano estresado, pueden mostrar comportamientos neuróticos.

Sintetizando lo anterior, lo realmente importante es que jugar con juguetes ayuda a agudizar y preservar el instinto de tu gato, que es una herramienta esencial para que sobrevivan en la naturaleza. Además, jugar con juguetes evitará que dañe los muebles del hogar y los artículos personales. Eso si, siempre que obtengas los juguetes adecuados con los que le encante jugar. Por esta razón, no dejes de lado este tema y pon especial atención en que tu gato juegue.

¿Por qué mi gato no juega con sus juguetes?

Existen muchos juguetes para gatos disponibles actualmente en el mercado para que elijas. Muchos propietarios de gatos gastáis mucho dinero y muchas horas buscando el juguete perfecto para gatos que creéis que vuestros gatitos adorarán.

Siendo así, ¿qué puede estar pasando si tu gato no está jugando? Muchas veces os sentís decepcionados: los juguetes seleccionados son revisados detenidamente por vuestros gatos y pasados unos minutos los ignoran, optando en cambio por dirigir su atención a las tapas de botellas, bolígrafos o cintas para el cabello. Claramente, las percepciones difieren sobre lo que son los juguetes perfectos para gatos. Probablemente el juguete que le ofreces no sea el más adecuado o lo suficientemente parecido a la caza real. Por lo tanto, elegir los juguetes que motiven a jugar a tu gato puede no ser tan simple como se podría pensar. Pero tampoco es complicado.

Errores más comunes al comprar juguetes para gatos

Estos son los errores más comunes que deberás evitar cuando compres juguetes para tu amigo felino. Asegúrete de evitarlos, ya que afectará directamente a su calidad de vida, ¡y la tuya! Además de ahorrarte algunos euros y salvarte del desorden de juguetes abandonados u olvidados por los rincones.

1. Identifica sus preferencias.

Antes de satisfacer los placeres de la caza de su gato, asegúrete de identificar sus preferencias.

Los gatos salvajes suelen hacer varias comidas pequeñas (cazar) a lo largo del día, siendo el amanecer y el anochecer los momentos en los que mas suelen cazar, aunque pueden comer a cualquier hora. Cada gato tiene una preferencias propia de presa en función de su preferencia individual, a menudo aprendidas de sus madres. ¿Sabes qué le gusta cazar a tu gato? Los gatos suelen sincronizar sus salidas de caza con la disponibilidad de presas, por ejemplo:

  • Algunos gatos cazan de noche porque su presa preferida es la nocturna. Los sonidos de zarpas y crujidos excitan a estos gatos.
  • Los gatos que cazan criaturas activas durante el día se estimulan más con el movimiento.
  • Otros gatos disfrutan golpeando pelotas tipo ping-pong o pelotas huecas que traquetean. También hay gatitos a los que les encanta perseguir trozos de papel enrollados. Algunos pueden preferir un juguete que vuela por el aire, se menea en el suelo, se esconde y desaparece, o se mueve a plena vista; un juguete que sea ligero, plumoso, pequeño y peludo, largo y serpenteante, fácil de llevar en la boca, fácil de batear con patas, divertido de masticar, o varios de los anteriores.

Así que primero deberás experimentar hasta saber qué le gusta cazar (jugar) a tu gato y así evitar ofrecerle un juguete con el que no le guste cazar.

2. El movimiento del juguete no es realista.

La presas reales son lo suficientemente impredecible como para hacer que la caza sea interesante. Corren a diferentes velocidades. Cambian de dirección. Se escabullen debajo del sofá o detrás del armario. Se hacen los muertos y luego de repente saltan y se escapan. Esto no suele ocurrir con muchos juguetes automáticos que siguen el mismo patrón de movimiento. La mayoría de veces los humanos cuando jugamos con nuestro gato con un juguete seguimos patrones simples de movimiento que nuestro gato pueden descubrir rápidamente. Los gatos necesitan juegos interactivos con juguetes que se muevan de manera impredecible. A menudo, saber cuál es su juguete favorito le dirá cómo le gusta jugar al gato.

  • Los insectos (y juguetes para insectos) vuelan en círculos cerca del suelo o en patrones erráticos y aterrizan en superficies bajas. 
  • Los ratones alternan caminar y correr. Un juguete parecido a un ratón se mueve rápido, se detiene un poco, luego avanza unos centímetros y luego vuelve a correr. A los ratones les gusta esconderse detrás y debajo de las cosas. Pasar por debajo de una puerta o detrás de la pata de un sofá es lo que haría un ratón. 
  • Las serpientes se arrastran lentamente. A menudo se quedan quietos o se mueven solo un poco.
  • Los pájaros vuelan y aterrizan en sillas y mesas, luego se quedan quietos durante largos períodos antes de emprender el vuelo para aterrizar en otro lugar.

3. La presa no puede ser siempre la misma.

Lo monótono aburre ¿verdad? entonces ¿qué crees que pasará si tu gato ve todos los días el mismo juguete?. En vida salvaje, las presas no se comportan siempre de la misma manera ni son todas iguales. Para prevenir el desinterés con un juguete es preferible no dejar todos los juguetes a su alcance ni ofrecerle siempre los mismos. Los gatos necesitan juguetes nuevos de vez en cuando; la frecuencia depende de la rapidez con la que tu gato deja de jugar con los juguetes que tiene. El gato ha matado ese juguete demasiadas veces. Cuando matas al mismo ratoncito 100 veces, está realmente muerto. Para algunos gatos, cuando matan el mismo juguete más de dos veces, está muerto. Algunos gatos necesitan juguetes diferentes durante una sola sesión de juego y jugarán mucho más tiempo si cambias a un juguete diferente. 

Lo ideal es comprar un cesto para esconder y almacenar los juguetes e ir rotando los juguetes que tienes. Por ejemplo, pon algunos en un cajón durante un mes o dos, mientras que otros salen después de una larga ausencia y de repente vuelven a ser nuevos. Intenta mezclar tipos de juguetes también. Pero si a tu gato solo le gustan las cosas peludas que cuelgan de una cuerda, entonces escoge eso, simplemente ofrece diferentes cuerdas peludas cada semana o dos.

Muy atento, las pupilas dilatadas, agazapado y orejitas levantadas (a veces balancean su cuerpo y su colita)… estamos listos para atrapar a nuestra “presa”!!!

4. El juguete parece suicida.

Una cosa básica que debes comprender para que un juguete sea atractivo para tu gato es cómo actuaría este si fuese una presa real. Dicho de otro modo, las presas no van hacia los gatos, sino que se suelen alejarse, esconderse de su depredador y siguen haciendo pequeños movimientos y sonidos. Así que, haz que el juguete se aleje, cambie de dirección hábilmente, corra para esconderse y salga de nuevo. De ninguna forma se te ocurra tocar al gato con el juguete si no muestra interés, no es probable que obtengas una respuesta al tocarlo. ¿Verdad que esto no lo haría una presa? Despierta su interés ocultando de su vista el juguete escondiéndolo detrás de ti o debajo de algún mueble. Seguro que tu gato estará curioso por saber a dónde fue.

5. El juguete es demasiado difícil de atrapar.

Mientras que a algunos gatos les gusta saltar en el aire, atrapando un juguete, a muchos no les gusta. Desde el punto de vista del gato, saltar es el último intento de atraparlo. Si tu gato está saltando por el juguete, en realidad no está cazando. Observa qué prefiere tu gato, pero para muchos (especialmente los gatos mayores), la presa debe permanecer en el suelo. Asegúrete de que tu gato atrape a la presa muchas veces durante una sesión de juego. En una sesión de juego de 10 minutos, el gato debe atrapar a la presa al menos 10 veces. Un juguete que puede ser mordido o incluso desgarrado miembro por miembro es lo más satisfactorio. (¡Los juguetes que destruye tu gato son los mejores! Sigue comprándolos o fabricando más). Deja que tu gato agarre el juguete y luego haz que se esfuerce un poco. Eso hace que el gato se sienta como un cazador exitoso.

La forma correcta de acabar las sesiones de juego

Tómate unos minutos para terminar la sesión de juego, así no dejarás a tu gato más nervioso que cuando empezaste. Cuando la capturan, la presa lucha un poco, luego deja de luchar. Piensa en un animal herido: comenzará a moverse más lenta y erráticamente. Puede estar quieto durante largos períodos de tiempo y luego moverse solo un poco. Será cada vez más fácil de atrapar. Deje que el gato agarre el juguete cada vez más a medida que lo apaga. Finalmente, deja que el gato agarre el juguete por última vez. Deja caer el juguete al suelo. El gato puede golpearlo unas cuantas veces más, junto con algunas mordeduras y batidos más, para asegurarse de que está realmente muerto. Nunca termines el juego de manera demasiado abrupta. No guardes el juguete hasta que el gato se haya marchado; si lo recoges mientras el gato todavía está interesado, la presa ha resucitado.

Termina cada sesión de juego / caza con un pequeño regalo. Esto marca el final del juego y lo termina de una manera natural: el gato ha acechado a la presa, se abalanzó sobre ella, la mordió, la mató y, finalmente, se la comió simbólicamente, con la golosina sustituyendo a la presa. ¡Muy satisfactorio! 

Abordar los instintos de cazador de tu gato puede ser beneficioso para su salud y estado de ánimo. Te ayudará a conseguir una mejor calidad de vida para tu mejor amigo peludo si satisfaces sus deseos de caza. Con estos consejos en mente, seguro que las cosas te serán más fáciles.

¡Síguenos en Instagram @veterizonia! ¿Tienes alguna pregunta sobre comportamiento felino? Escríbela en los comentarios a continuación y es posible que aparezca en una próxima entrada.

Si sospechas de un problema de comportamiento, siempre primero descarta cualquier posible problema médico que pueda estar causando el comportamiento haciendo que tu gato sea examinado primero por un veterinario.

Estas son algunos de los juguetes que tenemos en nuestro Pet Shop, ¡visítanos!

Esperamos que te haya gustado este post y que muchas de tus dudas para saber sobre comprar juguetes para gatos hayan quedado resueltas. Si tienes cualquier duda tienes que saber que puedes contactarnos sin ningún tipo de compromiso. Un saludo de nuestro equipo y… ¡os deseamos que abordéis con éxito el juego de vuestro peludo!

× ¿Podemos ayudarte?